Mercadotecnia: La prostitución perfecta | Revista Merca2.0

¿Qué es la prostitución? La venta del cuerpo a cambio de dinero por supuesto. Pero también y como lo describe la Real Academia de la Lengua Española: Deshonrar, vender su empleo, autoridad, etc., abusando bajamente de ella por interés o por adulación.

Cualquier empresa o actividad profesional puede prostituirse, por lo tanto, ya que se responde a intereses; la mercadotecnia, cuya actividad es incrementar las ventas propias o de un tercero no está sujeta a valores éticos ni morales propiamente, tan es así que cualquier actividad hoy en día requiere o puede utilizar sus servicios. Pero al dedicarse a la venta, es suceptible a modificar su rumbo si la estrategia así lo requiere.

Sólo una agencia cuya fundación especificara una ausencia de valores sociales podría presumir de mantenerse exenta de vender sus valores, justamente porque no los tendría. Y como tampoco vamos a perder tiempo en discusiones filosóficas (a menos que quieran comentarlo abajo) sólo diré que todos los mercadologos que he conocido, son fácilmente suceptibles a prostituirse sin remordimientos, y me refiero a trabajar para vender algo en lo que no creen o incluso en lo que están en contra. La mercadotcnia lo permite, y como muchas cosas, es simplemente un trabajo; incluso un soldado puede decir ello tras matar a alguien. Claro, claro, hay honrosas excepciones, por ahí habrá alguno que se niegue a trabajar para cierto cliente o desarrollar determinada idea por considerarlo incorrecto (felicidades, esto no es necesario lo comenten).

Pero tampoco hablaremos de ejemplos, sino de la naturaleza que la mercadotecnia tiene hoy en día, la cual le permite no debatir esto, tan sólo llevarlo a cabo. Regresemos a la prostitución, en la gran mayoría de sociedades (incluso donde legalmente está permitida) no tiene una sana imagen. El oficio más viejo del mundo tiene también la reputación más antigua, y si regresamos a nuestra asociación social, de igual forma, en los negocios quien se prostituye carece de honor, de valor, quizá de respeto por sí mismo y de integridad. Lo dice la definición, bajamente, deshonrosamente.

Por ello la mercadotecnia es la prostitución perfecta, su misma escencia le permite prostituirse incluso sin la imagen peyorativa. Y además es reconocida siempre y cuando la idea y/o ejecución funcionen y redituen al cliente. Es perfecta.

Y sobre esto sí, un par de ejemplos. Este sábado se celebrará por primera vez en los EUA el Gun Appreciation Day, el día para apreciar y agradecer el derecho consitucional que tienen los norteamericanos de poseer armas. Este día surge tras la reciente polémica sobre el control de armas en este país generada por la matanza en la escuela Sandy Hook, en Newtown, Connecticut, en la que presumiblemente murieron 20 niños y seis adultos. Y digo presumiblemente porque además de la polémica sobre si se debe o no tener un mayor y mejor control sobre armas, se ha generado una muy fuerte teoría de conspiración en medios digitales sobre todo, acerca de la veracidad de lo ocurrido según las fuentes oficiales. Muchos son los blogs y videoblogs que presentan diferentes pruebas y contradicciones; pero la mercadotecnia oficial ha sido más fuerte para prevalecer hasta el momento. Estas teorías y quienes las generan tienen una reputación de exageradas y calificadas en general bajo paranoia, también producto de una cuidada mercadotecnia; como sea, apuntan al gobierno norteamericano como beneficiario, al justificarse en este incidente para impulsar nuevas políticas en el control de armas. Sin embargo, los grupos opositores han movido su maquinaria y crearon este día para motivar a la gente a salir y comprar armas, o simplemente asistir a una tienda de venta de armamento para firmar una contrapropuesta. El objetivo, más de 50 millones de firmas. Basta ver su publicidad, imagen, o sitio web para darse cuenta del trabajo mercadológico detrás de este día.

Sobre todo haciendo a un lado la teoría de conspiración sobre la matanza, es claro que promover el uso de armas tras un evento así se presta a cuestionar la calidad humana de quienes sean responsables, pues toca puntos sensibles.

Otro ejemplo igual de actual, el programa de la poular conductora Oprah este lunes pasado realizó una entrevista con el hasta hace poco mejor ciclista en la historia, Lance Armstrong, quien fue despojado de sus siete victorias en el Tour de France por consumo de sustancias prohibidas, algo que siempre negó, pero ahora, al parecer, terminó confesando. La mercadotecnia detrás de esto es un acierto para el programa, y una verguenza hacia la prensa internacional, pues la entrevista aún no ha sido transmitida (lo será mañana jueves y viernes, en dos partes), y sin embargo todo medio de comunicación casi lo ha dado por hecho y han comentado al respecto. Falta ver lo qu en realidad dice o no Armstrong, lo que admite o no, las palabras que usa… Aunque, prácticamente ya está de más, la prensa ha hablado, la mercadotecnia ganó, el raiting del programa será desbordado. ¿Dónde está la ética en promover estó?

Ello no aplica, nadie en ninguno de los dos ejemplos anteriores se prostutiyó por debajo de determinado interés, simplemente responden, actuan, llevan a cabo su trabajo. Y son exitosos. Pero sí, socialmente, objetivamente, ambos ejemplos pueden ser fácilmente juzgados y sentenciados. Así como lo es el oficio más antiguo del mundo, la mercadotecnia… ¡Perdón!, la prostitución.

*Publicado originalmente el 16 de enero, 2013 en Revista Merca2.0.

Advertisements

Leave a comment

Filed under MKT

¿Comentarios?

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s