Diferencias de oficina entre México y los EUA | Revista Merca 2.0

Con riesgo de ser tachado de malinchista quiero hoy comentar diferencias laborales evidentes entre empresas en México, y en los Estados Unidos. La razón no es otra que valorar lo bueno que se pueda, ser autocrítico de forma propositiva (no quejarse solamente) y en este caso, intentar adaptar alguna a nuestro propio ámbito y universo, sólo con el interés de mejorar las condiciones laborales y la productividad de nuestras empresas o profesiones.

Estas son pues, algunas diferencias simples y evidentes de las cuales hablo por experiencia, tras trabajar en empresas en ambos países. Sólo de nuevo, esto es obviamente un panorama subjetivo, en ambos lados del río existen cosas buenas y malas, y de lo que se trata es rescatar las buenas de donde vengan.

El problema. En los EUA el problema no es un problema. Es decir: no pasa nada porque haya uno, se puede hablar de ello, reconocer. De hecho es inteligente identificarlo y mencionarlo. Incluso si es originado por uno mismo. Es válido y hasta agradecido que se señale y lleve con mandos superiores o con quien pueda solucionarlo. Todo debido a la practicidad, se trabaja para un objetivo, ese objetivo es lo más importante, y los problemas deben solucionarse para acercarse a conseguirlo. ¿Suena fácil y evidente, verdad? En México el error y el problema es algo a esconderse y nunca, por ningún motivo admitirse.

La amabilidad. En los EUA quizá hagas amigos en tu trabajo. Quizá no. Lo mismo que en México. La diferencia es que “del otro lado” trabajas siempre con compañeros de trabajo. Nada es personal. Nada implica elementos peyorativos ni lúgubres que deban descifrarse porque un correo electrónico no lleva un “Gracias” al final. Porque no puso “Saludos, ojalá vaya todo bien”. La seriedad en los EUA no es sinónimo de enojo. En México es una pena que de nuestra calidez natural se abuse, pues debería ser simplemente una característica humana reflejada en los ámbitos laborales, y algo que nos envidien; siempre y cuando nosotros sepamos separar lo profesional de lo personal.

La jerarquía. Aunque los cargos tienen la misma importancia que en México, no implican superioridad, simplemente responsabilidades distintas. Claro, se asignan los cargos por lo que se espera y conoce de cada empleado. Pero un asistente no será menos que un director, simplemente porque el asistente debe cumplir con su trabajo y si lo hace es igual de valioso, se entiende la importancia además de ese proceso como parte de un todo. Esto es también un factor por el cual en muchas empresas en los EUA (obvio no todas) el crecimiento está garantizado si se hace el trabajo asignado.

La responsabilidad. Esto permite en los EUA el equilibrio. Se deben conocer los límites. Se delegan acciones. Se reparte el trabajo. Se comunica la información. Se estimula el proceso de producción. Se puede valorar el trabajo de uno mismo. Pero en los EUA se designa y establece claramente. Mientras en México muchas veces cambia según las conveniencias, épocas, áreas, personas, etc. O peor, se deja a la interpretación. De nuevo, el que nosotros seamos más personales y nos demos más al contacto humano, no exime procesos que simplifiquen y resuelvan conflictos.

La practicidad. Se sabe lo que cada uno debe hacer. Si se siguen los procesos y pasos en los EUA, las cosas deben ir bien. Si no es así, se identificarán las trabas y se buscará remediarlas (aunque esto pueda implicar mucho, mucho tiempo). Todo tiene un motivo, aunque a veces sea a largo plazo, será un motivo práctico. Claro, en México existe el sentido común, a mi parecer nada lo supera, la capacidad de adaptación del mexicano y su maleabilidad para salirse de los procesos si es necesario es admirable, creativa, rápida y eficiente (siempre y cuando no se use como método sino como recurso), y debería ciertamente tenerse presente en los EUA como opción no escandalosa.

La confianza. Quien sea contratado para determinado puesto, pese a las opiniones del resto, será concedido con la confianza inmediata para hacer su trabajo. Esto es mera lógica ¿correcto? Si se le contrata es porque debe poder hacer su trabajo. Si no es así, la productividad y resultados demostrarán lo contrario.

El favor. Este aberrante concepto en lo laboral existe por igual. Es deplorable y no debería darse nunca. En México es casi una herramienta obligada. En los EUA no tanto, sin embargo es más grave cuando deviene en algún conflicto.

En general, creo que nuestras condiciones, pese a tener una economía menor, son mejores en lo humano, y si tomaramos algunas de estas ideas (y otras más profundas), podríamos tener verdaderos paraísos laborales en México, envidia de cualquier primer mundo. Ello evidentemente crecería la aportación económica en lo global. No es un sueño, es una realidad que basta aplicar.

*Publicado originalmente el 21 de Noviembre, 2012 en Revista Merca2.0.

Advertisements

Leave a comment

Filed under MKT

¿Comentarios?

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s