Libertad de Expresión: ¿Quién protege a los guardianes? | Revista Merca 2.0

Todavía hoy recuerdo una discusión en la universidad, hace más de diez años en la que mi profesor de aquel entonces defendía la idea de la libertad de expresión casi anárquica que se nos venía encima con el Internet.

Yo y varios más no lo pensábamos así y lo veíamos sólo como una herramienta, no entendíamos por qué no podría ser usado para el mal, o regulado, controlado como cualquier otro medio. Hoy creo, el tiempo nos ha dado la razón a ambos y a ninguno.

Hoy en día el usuario común y corriente, el más ignoto navegando en Internet, no tiene control sobre las cosas que puede ver,  hacer, vender, comprar, buscar, encontrar, robar, copiar, etc. Su conocimiento limitado le restringe saltar obstáculos o desviaciones, que otros, expertos y capacitados dominan y de hecho dirigen y construyen. Sucede que la herramienta es muy accesible, con puntos de entrada desprotegidos e inmensurables, quizá más por el abrupto boom en su origen que por su naturaleza. Como sea, hoy quien quiera puede navegar y publicar libremente si sabe cómo hacerlo, y para las causas que quiera, legales, ilegales, buenas, malas o todos los grises intermedios que puedan imaginar.
El internet explotó en las últimas dos décadas y no ha dejado de acomodarse, por lo cual cuando los organismos de control quisieron (precisamente) controlarlo, era muy tarde pues algunos usuarios, movimientos o medios quienes antes quizá no tenían medios de expresión públicos llegaron para no irse.

Lord Justice Levenson, responsable de la ley que en el Reino Unido está por ejercer una nueva forma de control sobre la prensa y los medios dijo al presentarla al parlamento el año pasado: “La prensa aporta una parte esencial en todos los aspectos de la vida pública. Por ello cualquier falla en los medios nos afecta a todos. Por ello, en el fondo de esta petición, quizá sólo sea una simple pregunta: ¿Quién protege a los protectores?”.

The Levenson Inquiry surgió tras varios hechos y escándalos (para el gobierno inglés) con orígenes y acciones sociales, como corresponde a su historia, pero que en esta ocasión encontraron en las redes sociales y los medios electrónicos una maquinaria con la cual combatir al sistema y las instituciones de forma pareja. No precisamente la forma en cómo juega el gobierno inglés. Por supuesto una monarquía como la inglesa debe protegerse, pero me parece que van muy lejos al hacer semejante pregunta, y sospecho, como muchos activistas y periodistas en contra de esto, es un medio de coerción en vez de control. No buscan ayudar a la prensa o la sociedad, sino controlar la información.

En Inglaterra esta iniciativa viene directamente del Primer Ministro, quien también está buscando la forma de restringir el acceso a redes sociales durante procesos parlamentarios. Es decir callar las voces en los momentos que ellos decidan, sobre todo tras las protestas por el aumento en costos de la educación pública.

Este ejemplo se queda corto en comparación al control que países como China o Cuba ejercen sobre el ciberespacio y en general sobre la libertad de expresión, sin embargo en países donde en apariencia la censura no es tan grave, como México o los EUA, el problema es mucho mayor, no porque los gobiernos actúen ejerciéndola, sino por la inocencia de la ciudadanía. Nuestro país ha tenido por ahora salpicadas de esto, como los twitter terroristas de Veracruz y la consecuente Ley Duarte. ¿Qué impide a otros Estados o al mismo gobierno federal proponer leyes similares?

Apenas hace unas semanas el gobierno de Puebla demandó a dos periodistas por “Exceso de libertad de expresión” que hayan provocado un daño al Estado, a través de su cuenta de Twitter y de forma vergonzosa (faltas de ortografía incluidas) el director general de comunicación social del Poder Ejecutivo del Gobierno del Estado de Puebla Sergio Ramírez Robles así lo informó. Por lo que no es nada descabellado.

En dado caso, es mejor trabajar en conjunto, gobierno e instituciones públicas con universidades, medios, organismos especializados y asociaciones civiles para poco a poco lograr un equilibrio. Como la capacitación en seguridad de AMIPCI a la PGR, o el convenio firmado con PROFECO. Verdaderas iniciativas preventivas. El camino no está perdido en México, pero actualmente no tiene rumbo, por ello debemos estar listos para actuar.

*Publicado originalmente el 7 de Noviembre, 2012 en Revista Merca2.0.

Advertisements

Leave a comment

Filed under MKT

¿Comentarios?

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s