Monday Night en Detroit: Presente y futuro de los EUA | La Ciudad Deportiva

La noche de este Lunes 22 de Octubre fue una peculiar y de suma importancia para la ciudad de Detroit en los Estados Unidos de América.  Prácticamente a la misma hora, siendo esta Prime Time por supuesto, diferentes cadenas transmitían tres eventos de importancia mediática y económica para el país, y con una directa relación con esta ciudad.

Por un lado el Tercer y último Debate Presidencial entre los candidatos el republicano y Gobernador de Massachusetts Mitt Romney y el actual presidente Barack Obama.

Al mismo tiempo el séptimo juego de la Serie de de Campeonato de la Liga Nacional de la Major League Baseball, entre los Gigantes de San Francisco y los Cardenales de San Luis. El equipo de la Baha fue el ganador y enfrentará a los Tigres de Detroit, quienes llevaban casi una semana esperando se definiera su rival, y disfrutaban analizando cada uno de los jugadores. Ya las apuestas en Las Vegas (muchas veces la mejor guía deportiva por sobre medios especializados o entrenadores) ponen favoritos a los Tigres.

Finalmente, la liga estelar del país y una de las más importantes del mundo, la NFL celebraba su tradicional juego de Lunes por la Noche entre los Leones de Detroit y los Osos de Chicago, el cual ganaron estos últimos de forma clara 13 por 7, y Detroit se queda con un récord perdedor de dos juegos ganados por cuatro perdidos, su panorama no luce bien.

Como tampoco así el de el republicano Romney, quien en este debate no pudo despegarse seriamente en la carrera presidencial y uno de los temas que lo afectaron fue justamente Detroit, pues se tocó el tema de la crisis del 2008, el primer año de Obama como presidente, cuando General Motors y Chrysler sobrevivieron gracias a un financiamiento de $80 billones de dólares por parte del gobierno federal. Romney entonces escribió en un escandaloso editorial en el New York Times: “Dejen a Detroit ir a la banca rota”. Como empresario que es, proponía a la ciudad y su industria irse a la quiebra de forma administrada para luego reestructurarse, con una garantía financiera posterior que debía provenir del gobierno. Está de más decir fue entonces polémico igual que anoche, cuando Obama se lo echó en cara, y Romney intentó explicarse y justificarse, pero como suele muchas veces suceder, fue muy tarde ya.

Mitt Romney fue nombrado así en honor a un primo de su padre, Milton “Mitt” Romney, quien fue mariscal de campo de los Osos de Chicago de 1925 a 1928; nació en Detroit en 1947, dos años después que los Tigres ganaran su segunda Serie Mundial frente a los Cubs de Chicago. Sin embargo, siendo Mormón, nunca fue realmente un aficionado felino, ni de tigres ni leones, y prácticamente toda su vida viajó por diferentes partes del mundo, mudándose de la ciudad con su familia apenas en 1953, por ello no desarrolló un cariño especial como muchos ciudadanos americanos, quienes se identifican de inmediato con los equipos de su localidad. Por cierto, tampoco se hizo partidario de los Gigantes de San Francisco o de los 49s mientras estudió en Stanford entre 1965 y 1966, aunque ciertamente ninguno de los dos equipos eran fuertes ni mucho menos protagonistas.

Pero sí el deporte jugó mucho tiempo después un importante papel en su carrera política, pues se destacó como Presidente y Director Ejecutivo del Comité Organizador de Salt Lake para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno en el 2002, lo cual le sirvió como plataforma para postularse a la gubernatura de Massachusetts ese mismo año, la cual ganó en el mes de noviembre.

La semana pasada en su cuenta de Twitter (@mittromney) de inmediato publicó:“¡Felicidades a los Detroit Tigers por llegar a la Serie Mundial! Parte del corazón y el alma de Detroit”, cuando estos aplastaron a los Yankees, pero incluso ese Twitt sólo provocó virales reacciones en contra como: “¿Quieres que también se vayan a la quiebra?”, “Apuesto te gustaría comprar el equipo, desmantelarlo y venderlo a China”, “Rápida encuesta Mitt, nombra a tres jugadores de inicio de los Tigres”, y otras por el estilo atacándolo de oportunista.

En el 2008, Nate Silver, hoy ya considerado uno de los mejores prediciendo resultados electorales, y originario de Lansing, Michigan, acertó a todos los senadores de aquellos comicios; dos años después de graduarse, Silver trabajaba como consultor para una firma de Administración en Chicago y encontró tiempo para desarrollar un sistema estadístico para predecir el desempeño de los jugadores de beisbol, y es que desde que sus Tigres ganaron la Serie Mundial de 1984, fue de inmediato aficionado, y esa inspiración y pasión según sus propias palabras, fueron las responsables de su dedicación y éxito en la estadística, con la cual esta vez vaticina un 70.04% de probabilidad para el presidente Barak Obama de ser reelegido.

Sea así o no, quien tenga cuatro años por delante tiene un compromiso con Detroit. La alguna vez ciudad más rica de la unión americana, conocida como “el arsenal de la democracia”, y la cuarta ciudad más grande en la década de los 60; hoy tiene apenas arriba de 700 mil habitantes, tiene una tasa de desempleo del 29%, la ciudad natal de la industria automotriz americana eventualmente mudó sus fabricas a Canadá y México, un tercio de la ciudad está abandonada. No es gratuita la entrega de los aficionados de “Motor City”, quienes esperan festejar algo al término de esta Serie Mundial, y cosechar mientras tanto las ganancias derivadas de toda ciudad que alberga al equipo campeón del deporte nacional de los EUA.

* Publicado originalmente el 23 de octubre, 2012 en La Ciudad Deportiva | Capital de pasiones.

Advertisements

Leave a comment

Filed under MORE

¿Comentarios?

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s