El inigualable poder de los senos | Revista Merca2.0

Sé que aún a estas alturas, no es fácil hablar de senos, senos expuestos en la página de una revista, cualquier pantalla, publicidad de todo tipo, videos personales, etc. Incluso no es fácil hablar de la infaltable compañera que todos tenemos quien ostenta una poderosa copa D, o aunque sea C o hasta B sabe presumirlas con los sostenes y escotes adecuados. Pero se hace. ¿Y por qué digo “sabe presumirlas”? Porque hay que saber hacerlo, ya que justamente a estas alturas sigue siendo difícil y quienes lo hacen obtienen una recompensa (cada una sabrá si es la que busca o no).

“Sabes que algo anda mal si tengo que quejarme sobre bubis”, dijo Skyweezy, un popular youtuber en un video que incluso llegó a la portada del sitio especializado en tendencias en Internet Reddit. Con su humor acostumbrado, básicamente se queja contra las llamadas “Reply-girls” (chicas respuesta). Mujeres principalmente jóvenes (muchas veces menores de edad) quienes detectan un popular video y graban una respuesta o comentario sobre el mismo, lo hacen entre cinco a 15 veces al día, además utilizando los mismos tags y en ocasiones el mismo título, sólo agregando “Re:” o “Respuesta”. El común denominador de estas chicas son sus escotes y sus push-up bras en primer plano (muchas de ellas incluso cortan su rostro, dándole mayor relevancia a sus senos y protegiendo su identidad), a mayor tamaño/escote/apretujamiento, mayor número de vistas.

¿Por qué esto sería un problema? Porque están haciendo dinero, como puede hacerlo cualquier otro video que consigue cierto número de vistas en YouTube. En los EUA se ha generado un verdadero ataque mediático contra las Reply girls, se les ha tachado de prostitutas, las han acusado de tener poco respeto por sí mismas y alimentar el machismo, de oportunistas, hacer trampa y jugar con las reglas de Youtube, no aportar nada de contenido original, etc. La gran mayoría de sus videos son calificados de forma negativa en YouTube, en porcentajes incluso de más de 90 por ciento.

El fenómeno explotó a principios de este año, cuando una joven hispana radicada en Canadá de nombre Alejandra Gaitan sacó su canal llamado The Reply Girl y en seis meses consiguió superar los 12 millones de vistas. Honestamente ella siempre ha dicho que lo hizo por dinero, pues atravesaba una mala racha por varios años, lo cual ha cambiado gracias a su canal. No tiene problema al confesar que usa su cuerpo para ello.

Manipular los tags para que los videos aparezcan en “Videos relacionados” no es más que ingenio (y muy básico si me preguntan). En cierta medida así fue como el primer millonario de Youtube, Ray William Johnson logró su dinero, comentando y respondiendo, y usando fotos de senos y escotes como thumbnail para atraer a sus videos. Johnson quien alguna vez también fue criticado dijo el año pasado al anunciarse su millón de dólares por vistas obtenidas en Youtube: “Soy un tipo normal con un hobby entretenido que sucede hizo un millón de dólares sin salir de mi apartamento, ¿tengo que disculparme por eso? Si les dan celos hagan lo mismo, y háganlo mejor”. Pues bien, las Reply girls quizá no lo estén haciendo mejor, pero si más fácil y con algo que Johnson nunca tendrá: senos.

Y sí, casi todas las quejas en su contra tienen razón, pero aún así, ahí están, haciendo dinero de forma, yo creo, inteligente. Y es que en mi opinión, el fenómeno de las Reply girls es maravilloso. Una bofetada directa a todos quienes nos partimos la cabeza pensando en campañas ingeniosas que atraigan la atención de la audiencia en todo tipo diferente de medios. Ellas están jugando con nuestra obviedad e hipocresía.

Los senos venden. Lo han hecho siempre, lo seguirán haciendo. Por qué. No me rebajaré a responder, pero sí diré que aplaudo a estas chicas, porque ellas no son quienes dañan la imagen de la mujer con sus videos, sino toda la sociedad a su alrededor que no ha podido evolucionar valientemente en temas de belleza física y sexualidad, permitiendo que esto pase. Si acaso, son unas descaradas, ¿y?

Quienes no usen sus senos deben estar igual de orgullosas, pero no molestas con ellos. Los hombres, mejor callarse y no tomar un falso papel, pues hasta el Príncipe de Mónaco no podía dejar de verles las bubis a Kendra, una de las conejitas del reality de Playboy en un episodio.

No sólo él, nadie puede. Nadie quiere. Prendan cualquier canal de televisión, vean cualquier deporte, abran un comic, contemplen la mayoría de revistas en un aparador, vean un debate electoral en México, en fin. Las bubis y los escotes están en todos lados. Los senos son usados para vender cualquier cosa, para distraer, como un plus, como lo que son; pero son usados. Por otros o por quienes los tengan. La moralidad y ética de su uso depende sólo de cada mujer.

Este es un caso así, mujeres burlándose de la sociedad. En Internet, donde ver pornografía y senos mucho más expuestos es lo más fácil, ellas enseñan un poco y ganan dinero, sin importarles lo que alguien tenga que decir al respecto, siempre y cuando den click en su video. Mientras la sociedad lo permita y se aferre a su hipócrita moral, estos ejemplos existirán riéndose de esa falsa moral, y a los comunicadores, publicistas y mercadólogos haciéndonos quedar mal con creativas campañas y complejas estrategias, cuando a veces sólo necesitamos un casting de edecanes.

*Publicado originalmente el 13 de Junio, 2012 en Revista Merca2.0.

Advertisements

Leave a comment

Filed under MKT

¿Comentarios?

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s