Azteca vs EPN: El futbol debe ser apolítico | La Ciudad Deportiva

Vi con tristeza la convocatoria que se hizo para manifestarse en el Estadio Azteca en contra del candidato priísta a la presidencia Enrique Peña Nieto, y es que me parece repugnante tener que recurrir a métodos fuera de la política para realizar actos proselitistas, y me explico.

El futbol es (o debería ser) un juego, un deporte. No tiene nada que ver en la política, ni siquiera cuando la suerte y torneos enfrentan a naciones como EUA vs Irán, Argentina vs Inglaterra, Turquía vs Alemania, Japón vs China. Naciones que por poner ejemplos, tienen en su historia conflictos hasta armados que a ojos del fan, y seguramente del jugador en su interior, representan al momento de jugar balompié una oportunidad de venganza. La vedad no lo es, nunca se concreta, es una ilusión, no importa cuántas veces ni de qué forma humillante Argentina derrotara a Inglaterra en la cancha, las Malvinas representan una derrota bélica e histórica para la nación sudamericana, y ni el gol de Maradona cambiará eso, por más que los medios se deleiten con este tipo de encuentros.

Y sí, muchas veces ha trascendido lo político al juego, pero ello no significa que esté bien, sobre todo por algo que sucede en los conflictos armados, y no debe expandirse a un deporte: el odio se hereda. Pero la rivalidad deportiva es (o debe ser) algo muy distante del odio racial o político. Esto no está a discusión, así debe ser, y la Copa Mundial de Futbol es una prueba de ello, es una fiesta donde se celebra y promueve la sana competencia y el deporte. Igual los Juegos Olímpicos.

Así que convocar a manifestarse políticamente contra una persona y un partido político, por más historia que tengan (y merezcan todo tipo de manifestaciones en contra) en un evento deportivo, no me parece adecuado. De hecho, irrespetuoso y de mal gusto.

Si los jugadores tienen una postura política, es su derecho. Si las televisoras que lo transmiten y ganan millones con ello también tienen sus preferencias comercialmente descaradas con algún partido y/o candidato, es también su derecho democrático. ¿Quién les ha dicho que Televisa debe ser imparcial? ¿Por qué? Podrán ser lo que me digan, pero son una empresa privada, dirigida por un individuo, un empresario, que ve para sus intereses. Igual que la gran mayoría de ciudadanos. Si ustedes piensan votar por alguien quien no comparte dicha postura y está en contra, excelente, ojalá sea honesto y también tienen derecho.

Claro, entiendo la oportunidad mediática que representa. Escuchar en vez de cielito lindo gritos contra EPN a un nivel de transmisión de futbol, ciertamente es una buena jugada, pero muy baja. Terminan jugando el juego de quien acusan de villano. Y es que cualquier partidario de cualquier partido puede asistir al juego con su familia, por las razones que se le peguen la gana, y no necesita en ese momento dicha manifestación ni discusión. Aunque también estén en su derecho, eso no lo discuto. Pueden expresarse sí. Pero en serio ¿esto es lo mejor que pueden hacer? ¿Dividir al país cuando millones de personas se reúnen por una causa ajena a las elecciones?

Repito, lo entiendo. Y lo respeto, y no tengo por qué respetarlo, pues están en su derecho. Pero aún así me parece patético y sin sentido. ¿Qué pasa si el PAN se moviliza y contraataca y realizan una mejor manifestación en el Azteca? ¿O en otro evento? En lo personal me parecerá igual de asqueroso y bajo, pero quienes van contra EPN ¿serán justos al juzgar, ecuánimes? O caerán en la intolerancia justificados en el juego que otros hacen, ciertamente injusto. Es así que el fin justifica los medios… o corrijo, nuestro fin justifica los medios, ningún otro.

Es triste, la democracia ha sido profanada y es hoy lo que tenga que ser para los fines de cada interés. Claro, son esos mismos abusos, corruptelas y actitudes de los círculos de poder quienes han provocado estos niveles, pero son los ciudadanos, esos que irán al Azteca, a gritar por la razón que sea y los que verán el juego por TV (televisión privada), quienes lo han permitido. La culpa es pareja. La responsabilidad igual. Negarlo sería retórico.

Yo, apartidista, pensaría lo mismo contra o a favor de cualquier candidato que se llevara a cabo en el juego de México. Es un partido de futbol, un juego, un momento para olvidar lo demás. Y tampoco me vengan con que pan y circo, porque eso es decisión de cada ciudadano. Y algo me queda claro, mucha gente que normalmente no sintoniza un juego de la selección porque no le interesa ni gusta, lo hará para ver las protestas. El resultado y consecuencias las veremos todos después, pero las ganancias y rating, favorecerán sólo a unos. Ridículo, absurdo, sin sentido, y escandaloso. Eso pienso de esta “gran idea”.

*Publicado originalmente el 7 de Junio, 2012 en La Ciudad Deportiva | Capital de pasiones.

Advertisements

Leave a comment

Filed under MORE

¿Comentarios?

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s