México no muere asesinado o Las jaulas son para monstruos, no para los animales

Yo no creo en el cambio que las próximas elecciones ofrecen a través de sus candidatos. No creo en la democracia que se tiene actualmente en México. Peña Nieto me da asco. Josefina me parece una ignorante y un grito desesperado del PAN. AMLO me decepcionó varias veces ya. De lo demás ni vale la pena hablar. No creo en ese cambio ni en esa democracia, pero sí deseo uno.

A mí no me decepcionan los políticos, porque nunca he esperado nada de ellos. Por lo que me ha tocado vivir, conozco verdaderos monstruos que increíblemente ejercen funciones públicas cuando mejor estarían en jaulas (esas que erróneamente ocupan animales); y conozco verdaderos políticos, hombres y mujeres trabajando por su país, por sus puestos, sus empleados, por sí mismos, su familia y su responsabilidad.

Sin embargo, buenos o malos, repito, no espero nada de ellos, o no más que de cualquier otro ciudadano, ya sea que me cruce o no en su camino, y es cumplir con sus responsabilidades, ejecutar su trabajo lo mejor posible. En el caso de los funcionarios públicos, ello les implica una ética elevada, pues influyen en la vida de otras personas de forma directa.

Pero aún esos monstruos no me decepcionan, sé lo que son. No espero ni me interesa que cambien. Lo que me importa es el país y su gente. El ciudadano quien es el México verdadero. Quien puede salvar al país, o acabar con la fe y la esperanza. El ciudadano y sus acciones diarias hacen y son la diferencia. Sin importar por quién vota, en qué marchas participa, qué comparte en sus redes sociales, si ve el futbol o un debate. No importa si son mujeres, pobres, ricos, obreros, estudiantes, empresarios, choferes, homosexuales, altos, gordos, de izquierda, de derecha, de ambas, de ninguna. Etcétera.

Entiendan que México no muere de hambre ni muere asesinado ni decapitado. México no ha muerto por eso antes, ni morirá mientras no lo dejemos, porque México somos todos y sólo la apatía de todos puede matarlo, pero nunca los monstruos.

Entiendan que no hay mártires ni súper héroes. No hay villanos ni culpables. Nunca el de enfrente, el otro quien tiene la culpa o quien solucionará las cosas. Sino ustedes, nosotros. Sin embargo esos monstruos existen, son creados cada que nos damos la espalda.

Entiendan que frente al espejo está su mayor reto, su verdadero voto, y cada día sus opciones y sus valores en prueba. En sus hijos, en lo que enseñan, expresan y hacen.

Tampoco deben hacer y gritar solamente cada seis años. No pueden sólo esperar, y votar por el menos peor. No pueden creer en lo que no creen… no pueden. Y no importa si buscan por todos lados sin encontrar respuesta. Ustedes son la respuesta. El bien que hagan es la diferencia. Lo correcto de sus acciones y el valor que tengan hace la diferencia. Voten por ustedes, por su integridad. Voten por sus hijos y por sus seres amados. Voten sabiendo que no están solos en este país. Que los demás no son unos pendejos, son sus hermanos, sus compatriotas.

Ese es el cambio en el que creo. En el que hace mi esposa cada que habla. En el que hace mi hermana cada que baila. En el que han hecho mis padres toda su vida. En el que hicieron mis abuelas todos sus días de vida. En el que hace mi familia, mis amigos y tanta gente buena que conozco y agradezco. Ciudadanos todos ellos a quienes también les digo lo malo cuando está mal hecho, y quienes siempre lo han hecho y harán conmigo. Creo en el cambio que cada día yo hago, por mí y por ellos, pero sobre todo por la gente que no conozco. Y ningún monstruo puede arrebatarme eso.

Advertisements

Leave a comment

Filed under MORE

¿Comentarios?

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s