¿Qué pasó con Kony? | Revista Merca2.0

Hace una semana, o más para algunos, empezamos a escuchar nombre Kony por todos lados, inusuales invitaciones para ver un video de media hora, por lo general acompañados de mensajes solicitando apoyo; al final, el nombre Kony fue famoso por algunos días.

Todos esto, orquestado por la agrupación Invisible Children. Si vieron los 30 minutos de video, sabrán que la intención de este grupo era volver famoso a Joseph Kony, un llamado criminal de guerra líder del Lord’s Resistance Army un grupo armado en Uganda, quien además de matanzas y violaciones, recluta niños y jóvenes como soldados. Invisible Children pidió al gobierno norteamericano intervenir en África; Uganda, Congo, Sudán y la República Central Africana en concreto; donde Kony se mueve y se mantiene escondido.

En un inicio consiguieron esta participación por parte de su ejército, por orden del presidente y comandante en jefe Barak Obama. Sin embargo, no capturaron a Kony, y para asegurar la permanencia de los asesores militares en territorios africanos, se propusieron hacer de Kony un hombre famoso, dar a conocer sus atrocidades y generar consciencia social y por lo tanto presión política.

Su objetivo fue logrado, el video se convirtió, en la época donde los videos de 5 ó menos minutos son los más vistos, en el más viral de la historia, con más de 100 millones de vistas en YouTube. Los medios norteamericanos, créanlo, no podían dejar de mencionar a Kony. Lo mismo sucedió en México y Latinoamérica, Europa y algunos países de Asia. Kony fue Trend Topic mundial, no sólo en Twitter. Consiguieron hacerlo famoso.

Y, ¿luego? ¿Qué ha pasado? ¿Lo agarraron? ¿Obama aprobó más apoyo? ¿Qué dijo Invisible Children? ¿Alguien puede contestar alguna de estas preguntas sin ir a Google? ¿Alguien aprendió dónde está Uganda? ¿Qué dijeron Justin Bieber, Oprah, o alguno de los famosos que apoyaban la causa?

Pasó justo lo que tenía que pasar en un mundo y una época en donde justamente el promedio de vistas en videos es de 5 minutos o menos. Un mundo que se mueve muy rápido como para seguir con presión política por más de una semana con respecto a un tema que además lleva sucediendo desde mediados de los 80 sin que fuera noticia internacional. Y no me refiero a violaciones, matanzas en África, o niños soldados (eso pasa desde hace mucho más), sino a Kony.

El viral más visto de la historia ha sido una muestra del problema mayor de la sociedad global actual: el desinterés social o el activismo superficial (por lo general a través de redes sociales). Si realmente creen que al publicar algo en Twitter o en su muro de Facebook fueron parte del cambio y ayudaron a niños africanos difundiendo el video, entonces hay muchas más causas, y les recomiendo no por querer ser oportuno, lo hagan con una local. Como James Marshall Crotty escribió en Forbes, estoy de acuerdo en que siempre es más fácil actuar en problemas extranjeros, que en los propios, este fue un ejemplo más. Y si saben de algún video en pro de alguna causa mexicana, que haya sido inspirada por esta noble causa, avísenme (pero lo dudo, quienes pelean y hacen algo, ya lo hacían antes y lo seguirán haciendo, sin necesitar el apoyo del gobierno norteamericano).

Si no saben qué pasó con Kony, no vayan a su página web, pues ahí nada ha cambiado, sigue el mismo mensaje pidiendo se sumen a la causa; pero enterémonos al menos un poco de lo hasta ahora sucedido con su autor. Jason Russell, co-creador y director de la campaña fue detenido este pasado martes en Pacific Beach, California por escándalos en la vía pública, tras reportes por vandalizar y correr entre autos en ropa interior, luego desnudo y hacer varios gestos sexuales, incluso masturbarse. No se le han hecho cargos penales al momento de escribir esta columna, pero sí fue internado en un hospital para enfermos mentales. Russell y su organización estuvieron bajo la lupa por diversas acusaciones y sospechas, sobre su pasado, no reportar impuestos por ejemplo o ser un adicto a metanfetaminas.

No puedes esperar generar más de 100 millones de vistas sin que nadie se pregunte también por ti, a pesar de ser cristiano, si es un activista político no podría ser tan ingenuo, ¿o sí? Su esposa Danica Russell y el ceo de Invisible Children, Been Keesey dijeron que su actitud fue debido al estrés (desnutrición, deshidratación e insomnio) ocasionado por las críticas sobre Kony, así que supongo que sí lo es.

Moralejas: Hay que saber crear fama y permanecer en la sombra, ahí radica muchas veces la diferencia entre un director de cine y un director de una campaña de mercadotecnia; sepan en lo que se meten. Y la segunda y más importante, compartir no significa cambiar, ni aprender. Difundir no es lo mismo que actuar, puede ser un inicio, pero hoy cuando puede ser también sólo una moda, un ornamento, un accesorio, requiere un compromiso auténtico. Si lo tienen, compártanlo, si no… igual hay mucho por seguir “posteando”.

*Publicado originalmente el 21 de Marzo, 2012 en Revista Merca2.0.

Advertisements

Leave a comment

Filed under MKT

¿Comentarios?

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s