Baño de pueblo: Ideas para conocer al mercado | Revista Merca2.0

El ambiente laboral en México es actualmente muy complicado, pocos son nuestros conocidos que no se quejan de su trabajo, jefes, salario o condiciones. En las áreas de comunicación, mercadotecnia y/o publicidad un factor que acentúa esto son las burbujas sociales generadas alrededor de la actividad laboral. Y es que fiestas, eventos, viajes, regalos, etc., son digamos comunes.

Si ustedes trabajan en relaciones públicas o mercadotecnia de un laboratorio u hospital, estarán acostumbrados a irse a la playa una vez al año. Si trabajan en medios, las fiestas con edecanes y alcohol gratis son de cada semana. Si son creativos de alguna agencia casi casi no tienen horario ni ataduras administrativas, y se les permite (casi se exige) una apariencia extravagante (una de tantas palabras que usan los ejecutivos mayores no creativos para ustedes). Si están en el mundo de la moda sus viajes son internacionales y los regalos caros (no memorias USB). Si son muy inteligentes todo les da hueva.

Toda esta gente se mueve y conoce otros lugares diferentes a los que acostumbran los abogados, los funcionarios públicos, camarógrafos, empleados de atención al cliente, vendedores, maestros. No compran en las mismas tiendas, no ven los mismos programas de tele, no usan los mismos teléfonos ni siguen a la misma gente en Twitter.

Y si digo esto de forma un tanto pedante, es porque lo muchas veces valorado como una “prestación”, puede también convertirse en una burbuja que nos separe o aparente separarnos y clasificarnos. Uno se puede volver sectario y clasista, incluso en un país donde las clases sociales son ridículas y hasta accidentales, donde todos saben las mismas canciones (toquen mariachi si o no), ríen de los mismos chistes y festejan el mismo gol. No es ningún secreto ni toma mucho darse cuenta, pero tampoco cuesta mucho olvidarlo y dejarnos llevar, lo cual es peligroso en esta industria, porque nuestro trabajo es conocer todos los estratos sociales y culturales del México contemporáneo (al menos).

La común frase “baño de pueblo” viene de ahí. La dirán para comenzar su anécdota al día siguiente de ir a la Arena México, al Azteca, a la Villa, a Tepito, al Zócalo el 15, a cualquier mercado o balneario. Y no está bien, no por una cuestión de valores, esos cada uno sabrá sobrellevarlos y aquí no escribo de eso, no está bien porque en cualquier trabajo de comunicación se intenta hacer llegar un mensaje, a la mayor cantidad de público o de la forma más clara, lo mismo para la publicidad y mercadotecnia. Y eso no les será posible si caminan (o eso creen) por encima de esa audiencia receptora.

Hay que conocer al mercado, es así de simple. Y no basta que nuestros padres terminen siendo el objeto de estudio en nuestra propuesta, o los nacos de contabilidad, o Panchito el señor que vende vaya usted a saber qué cosa en la esquina. Hay que entender verdaderamente lo que pasa en este país para distinguirse en su trabajo, créanme esto les dará una mayor sabiduría y herramientas, tanto en sus entregables como en sus relaciones laborales, horizontales y verticales.

Algunas ideas para esto pueden ser muy sencillas y rutinarias. Coman con gente diferente, al menos un día de la semana, si son desconocidos tanto mejor, es más ni siquiera tienen que interactuar, sólo escúchenlos.

Ofrezcan o hasta propongan en sus empresas dar aventones- Carpool como dicen los gringos-. Lleven o que los lleven un día al trabajo personas con quienes no conviven, pero están en la ruta, y hablen con ellos.

Cambien de canal un día a la semana, de preferencia el día y horario de su programa favorito. ¿Qué está viendo la gente cuando yo creo ver el mejor programa? Vayan a un puesto de periódicos y pregunten qué se vende más, y qué menos. Lean. Lean lo que no soportan. Vayan a una clase de manualidades a las 10 de la mañana de un martes (ya sé que trabajan, encuentren la forma, llévense a su jefe). Vayan a conocer todas las estaciones del Metro, al menos una línea entera, o el Metrobus, no importa lo que piensen del sistema ni del partido que lo propuso. Vayan a un deportivo un domingo a escuchar a las familias que están ahí. Cuélense a un evento al que nunca hayan ido ni les interese. Atrévanse a comer en uno de tantos sitios donde han pensado “primero muerta”. Piérdanse en la ciudad (ya sé, ya sé, pero también dan cristalazos bajando de Santa Fe o en Periférico). Pónganse la ropa de su sobrina un día y vayan así al trabajo, vean las reacciones.

En fin, salgan de su grupo y burbuja, diviértanse y relájense, no sean alzados ni quieran serlo, no sean gandallas ni quieran serlo. No. No es el camino al éxito, eso es sólo la forma. Abrámonos y aprendamos lo que podamos de donde vivimos. Vendrán más o diferentes ideas, valores de juicio, perspectivas y opiniones. Pensarán diferente o serán más fieles que nunca a sus creencias, pero tendrán mayor conocimiento, ello les dará ventajas profesionales que pueden llegar a ser la diferencia en esta industria tan competida, compleja y frágil.

*Publicado originalmente el 17 de Agosto, 2011 en Revista Merca2.0 | Columnistas.

Advertisements

Leave a comment

Filed under MKT

¿Comentarios?

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s