“Que bueno que no estás aquí”

Para Alejandro

Estos días he recibido en más de una ocasión el comentario “Qué bueno que no estás aquí“. Refiriéndose a vivir por ahora en los Estados Unidos, y debido a la situación que atraviesa uno de mis mejores amigos, a quien conozco de toda la vida, hoy está detenido injustamente por las autoridades federales de México.

Él es mexicano como yo, y siempre ha amado México al igual que yo. Aunque es originario de la Ciudad de México, hace tiempo que se mudó a la pequeña ciudad de Puerto Escondido, en el Estado de Oaxaca, una playa hermosa, destino turístico, pero que como todo el país, está fuera de control.

Desafortunadamente no puedo escribir mucho más sobre su situación, porque a casi una semana, aún no tenemos información oficial de las autoridades. Sólo contamos con lo recabado por familiares y amigos, y actualmente es delicado perjudicar su caso o complicarlo más. Y si afirmo que la situación en México está fuera de control es por ejemplos como este, cuando hay un nivel de corrupción exagerado y el crimen ataca a la sociedad en todos niveles y además de forma cada vez más violenta.

En EU he visto hasta ahora una confianza y credibilidad general en la llamada “Guerra al narco” del Presidente Felipe Calderón, la cual es sólo una campaña de mercadotecnia y publicidad, por la cual felicito a quienes estén detrás de ella. En  realidad México sufre de problemas por narcotráfico y otros crímenes sin que las autoridades puedan o quieran hacer algo, estando muchas veces involucrados, o en otras, siendo parte del problema, como la situación que ahora atraviesa mi amigo, siendo utilizado para las estadísticas, para los medios, para encabezados y notas tipo “aprensiones de bandas”, “un golpe más a la delincuencia”, bla bla bla.

Mi amigo está siendo privado de su libertad por parte de las autoridades encargadas de combatir al crimen, sin que nadie sepa el por qué. Por eso recibo comentarios que terminan con “qué bueno que no estás aquí”.

Pero no quiero sentirme bien por estar fuera de México. Si ahora lo estoy como muchos otros que conozco, es por razones personales, laborales, de crecimiento personal. Pero no quiero sentirme bien porque México es una porquería de país y yo estoy fuera. Porque las autoridades han perdido el sentido de la responsabilidad. Porque los gobernantes han perdido su sensibilidad humana. Porque los criminales y asesinos actúan con libertad; porque la policía y el ejercito ya no se diferencian de estos últimos. O porque los ciudadanos son también responsables o dejamos que esto sucediera.

Yo asumo mi culpa. Mi parte todas las veces que hice algo, por pequeño que haya sido. Aunque nunca intenté intencionalmente perjudicar a alguien de ninguna forma, dejé pasar cosas, contribuí a la corrupción en ocasiones. O simplemente dejé que pasaran los días. No se vale excusarse en la ley, en la ética, en la familia, en la propia seguridad. Hay niveles para todo. Y cada pretexto de por qué no hacen algo, es parte del problema de fondo. Si los explotan en el trabajo porque hay diez atrás esperando el trabajo, y por eso ustedes bajan la mirada, se callan, entran al juego, o se van a casa porque tienen necesidades o una familia, es sólo parte del problema.

El dilema moral ya es absurdo. En el caso de algún procurador, un gobernador, un general, a su nivel también bajan la mirada, se calla, entra al juego, imaginen el resto. Y mi ridícula comparación es sólo para ilustrar la jodida situación a todo nivel. Es no darle importancia a algo, una persona, una vida, un trabajo, salud, integridad, derechos humanos, propiedad, trabajo, etc., etc., etcétera.

Hay responsables, hay otros culpables dolosos. Más allá de seguir profundizando en la situación de mi país, no estoy contento con la frase “qué bueno que no estás aquí”, pero la entiendo y no puedo rebatirla, no puedo defender a mi país. Sólo seguir trabajando, respetando y en la medida de lo posible como hago ahora, hacer un poco más, formar parte de la resistencia, combatir desde mi trinchera, hacer trabajo extraordinario mientras sigan pasando injusticias.

Advertisements

Leave a comment

Filed under MORE

¿Comentarios?

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s